Soluciones de pantallas para el comercio

Unisystem » Aplicaciones de pantallas » Soluciones de pantallas para el comercio

Pantallas en espacios comerciales

En el comercio se utilizan cada vez más diversos medios digitales para realizar funciones publicitarias. Pueden ser pantallas individuales o varias combinaciones de pantallas, por ejemplo en forma de videowalls. Cualquier solución electrónica permite automatizar el proceso de cambio del contenido presentado en ellas: por ejemplo, con las etiquetas electrónicas, los precios que aparecen en ellas pueden actualizarse en el sistema en cualquier momento, sin necesidad de un equipo de empleados. Además, las pantallas también se utilizan habitualmente en otros dispositivos que usamos al comprar, por ejemplo TPV (Punto de Venta).

Pantallas publicitarias

Las pantallas LCD-TFT siguen siendo las más utilizadas como soportes publicitarios. Los interiores comerciales, por ejemplo las galerías, están intensamente iluminados, por lo que lograr una legibilidad óptima del contenido, implica una selección adecuada de los parámetros ópticos, incluida la luminosidad (al menos 750 cd/m2). Una solución interesante, que -cuando el espacio está saturado de pantallas de diversos tipos- ofrece la oportunidad de captar la atención de los clientes potenciales, son los recorridos en vídeo. Se trata de sistemas de pantallas LCD-TFT interconectadas en las que se presenta una sola imagen; en este tipo de aplicaciones, lo mejor es utilizar modelos sin marco en los que el borde de la matriz se reduce al mínimo necesario.

Una alternativa a los LCD-TFT podrían ser las pantallas de papel electrónico, especialmente las nuevas variantes de EPD en color, como el modelo Palette de E Inka. Se trata de soluciones impulsadas por una electrónica más sencilla (y barata) que produce siete colores: negro, blanco, rojo, amarillo, azul, verde y naranja, los más populares utilizados en publicidad.

Dispositivos para puntos de venta

Los TPV (terminales puntos de venta), también llamados POS (eng. points of sales), son lugares donde realizamos transacciones de pago. Contienen una serie de equipos de apoyo al proceso de compra, entre otros, las cajas registradoras, que, por ejemplo, también incluyen básculas.

En las cajas registradoras compactas, las más utilizadas -debido a la previsibilidad en cuanto al modo de utilización del aparato (en condiciones ambientales constantes, por ejemplo, en cuanto a iluminación o temperatura, así como al ángulo invariable de observación de la pantalla)- son las siguientes, Pantallas LCM (con excepción de los equipos utilizados, por ejemplo, en los taxis – debido a la necesidad de funcionar tanto de día como de noche, así como en condiciones extremas de frío y calor, se recomendará las Pantallas OLED).

En los puntos de autoservicio, donde el cliente se «comunica» directamente con el aparato, se utilizan pantallas LCD-TFT con parámetros ópticos adecuadamente seleccionados (incluido un brillo de aprox. 500 cd/m2, así como ángulos de visión completos). Se trata de soluciones que se manejan mediante el tacto, lo que requiere la aplicación de un sensor táctil y un cristal protector a la pantalla LCD-TFT. Para este tipo de electrodomésticos, merece la pena considerar la aplicación de revestimientos seleccionados, como el anti-huellas (AF), cuya textura perfectamente lisa impide que se adhiera la suciedad, incluida la grasa. Hará que la superficie de la pantalla tenga un aspecto más pulcro: no se notará, entre otras cosas, huellas dactilares, cuyo componente principal es la grasa.

Pantallas para máquinas expendedoras

El término «máquinas expendedoras» engloba las distintas máquinas en las que hacemos la compra. Incluyen soluciones para la venta de productos, como bebidas y aperitivos, y servicios, como diversos tipos de entradas. La elección de la tecnología de visualización de datos adecuada se verá influida no sólo por la función de la pantalla, sino también por la ubicación del dispositivo.

Las soluciones monocromas, como las pantallas OLED, pueden utilizarse con éxito en máquinas expendedoras que requieren una pantalla sencilla para presentar información básica, como el coste del artículo seleccionado. Se trata de una tecnología que, gracias a su alto contraste y amplios ángulos de visión, garantiza una excelente legibilidad de los contenidos independientemente de las condiciones en que se utilice el dispositivo. Además, las pantallas OLED tienen amplios rangos de temperatura de funcionamiento, normalmente especificados entre -40 y 80 °C, lo que las hace adecuadas para aplicaciones de interior y exterior.

Por el contrario, las máquinas expendedoras que permiten a los usuarios gestionar diferentes opciones de compra, como personalizar el aperitivo o la bebida solicitada, requerirán interfaces avanzadas, idealmente presentadas en pantallas LCD-TFT y facilitadas por la funcionalidad táctil. Para este tipo de aplicación, la configuración del módulo dependerá de las condiciones del entorno -principalmente la ubicación (interior/exterior), que definirá otros factores como la intensidad luminosa o el rango de temperatura; por último, queda la elección del sensor táctil y la definición de los parámetros del cristal protector.

Pantallas para hostelería

Menuboards

Los menuboards situados en restaurantes o cafeterías suelen utilizar pantallas LCD-TFT. Sus parámetros dependerán de las condiciones de la ubicación de la unidad. Por ejemplo: para garantizar una legibilidad adecuada del contenido, el brillo debe elegirse siempre en función de la cantidad de luz del espacio; por ejemplo, en zonas con poca iluminación, los modelos con un brillo de aprox. 250 cd/m2 (¡pero no sirve en absoluto con mucha luz! – se requiere un mínimo de 750 cd/m2 en tales condiciones). Otro parámetro al que merece la pena prestar atención son los ángulos de visión: lo ideal es que sean completos y permitan acceder al contenido presentado desde casi cualquier plano.

Quioscos para hacer pedidos

Otra solución popular que se está introduciendo en las cadenas de restaurantes o cafeterías son los quioscos/totems para hacer pedidos; las pantallas LCD-TFT también se utilizan habitualmente en ellos. Normalmente, este tipo de equipos se ubican en interiores, además de contar con condiciones constantes en términos de, por ejemplo, iluminación y temperatura, lo que permite adoptar una cierta estandarización de los parámetros. Para garantizar la mejor legibilidad posible del contenido, deben ser soluciones con una claridad de aprox. 750 cd/m2, y los ángulos de visión completos también serán una ventaja indudable (especialmente cuando el usuario esté acompañado de otras personas: no sólo la persona que esté enfrente, sino también las que se encuentren a los lados de la pantalla, tendrán un acceso óptimo al contenido). Se trata de dispositivos en los que se requiere funcionalidad táctil, por lo que será necesario seleccionar un sensor táctil, así como determinar el grosor del cristal protector.

En este tipo de aplicaciones, se recomienda el uso de revestimientos antimicrobianos (AM) para mejorar la seguridad del consumidor, reduciendo significativamente la posibilidad de que cada usuario que utilice el dispositivo aplique microorganismos en la superficie de las pantallas. Su eficacia está determinada en un 99,9%.

Soluciones de apoyo para el personal de los restaurantes

Las trastiendas de restaurantes y cafeterías utilizan cada vez más dispositivos con pantalla para apoyar las actividades del personal. Entre ellos figuran, por ejemplo, los sistemas de gestión de pedidos que permiten el seguimiento de las siguientes etapas del cumplimiento del pedido.

Al mismo tiempo, también están apareciendo en el mercado equipos profesionales de restauración, en los que los botones o diales tradicionales se sustituyen por pantallas táctiles. Este tipo de solución, por ejemplo, utiliza pantallas LCD-TFT con especificaciones estándar, a las que luego se aplican sensores táctiles y un cristal protector. Se trata de aplicaciones en las que suele ser necesaria una calibración adicional del módulo, para ajustar la sensibilidad del panel táctil a las condiciones imperantes en la cocina (por ejemplo, la posibilidad de salpicar la superficie de la pantalla, por ejemplo, con agua o aceite, y de manejar el módulo con guantes, por ejemplo, de látex o nitrilo).

Scroll al inicio